Llego la hora de voltear a ver los métodos alternos de solución de controversias:

El Arbitraje y la Mediación.

En esa ocasión nos ocuparemos de abordar la definición del arbitraje…

Lo podemos definir como un procedimiento similar al juicio, en el que ambas partes deciden, de manera previamente consensada, que una determinada controversia, pueda ser dirimida un tercero, llamado árbitro y no juez, mediante la emisión de una decisión vinculante para ambas, llamada laudo y no sentencia.

Esta institución se encuentra regulada en el Código de Comercio vigente en el país, específicamente en:

TITULO CUARTO

DEL ARBITRAJE COMERCIAL

Artículo 1415.- Las disposiciones del presente título se aplicarán al arbitraje comercial nacional, y al internacional cuando el lugar del arbitraje se encuentre en territorio nacional, salvo lo dispuesto en los tratados internacionales de que México sea parte o en otras leyes que establezcan un procedimiento distinto o dispongan que determinadas controversias no sean susceptibles de arbitraje.

Artículo 1416.- Para los efectos del presente título se entenderá por:

I.- Acuerdo de arbitraje, el acuerdo por el que las partes deciden someter a arbitraje todas o ciertas controversias que hayan surgido o puedan surgir entre ellas respecto de una determinada relación jurídica, contractual o no contractual. El acuerdo de arbitraje podrá adoptar la forma de una cláusula compromisoria incluida en un contrato o la forma de un acuerdo independiente;

II.- Arbitraje, cualquier procedimiento arbitral de carácter comercial, con independencia de que sea o no una institución arbitral permanente ante la que se lleve a cabo;

Figuras jurídicas que existen y están contempladas en nuestra legislación pero que han sido relegadas por los abogados litigantes, será por la falta de ejecutividad en el cumplimiento de las resoluciones emitidas bajo este esquema (laudo); será por la falta de practica del procedimiento respectivo.

Sin embargo y ante las repercusiones que tendrá los efectos del COVID-19, entre otros el rezago  con el que los distintos tribunales de los estados que conforman nuestro país, se encontraran a su retorno después de más de 60 días de confinamiento y falta de acuerdo procesal, en el inmediato plazo; más las consecuencias que se deriven de ese rezago en el largo plazo, en los  ya de por si rebasados Tribunales, ya sean del fuero común o de competencia federal, es el momento oportuno de retomar el análisis y uso de estas figuras jurídicas, lo que demostrara y sobre todo pondrá en escrutinio la capacidad de adaptación de todos en general, tanto a los que nos dedicamos al litigio, como a las distintas autoridades jurisdiccionales.

Marco Moreno

cuentanos@obviam-e.com

 

0
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by